Bodega de los Reyes, un viaje al corazón del vino

Torrado Planet nació con la pretensión de convertirse en el escaparate audiovisual y el altavoz de aquellos emprendedores y pequeños empresarios que, en estos tiempos de crisis, han apostado por la creatividad y el compromiso para generar empleo y desarrollar su negocio de una manera sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Nuestro equipo descubrió muy pronto que existe una multitud de empresas y personas con proyectos ilusionantes que afrontan estos nuevos retos y tratan de salir del silencio oficial a través de las redes sociales y otros medios de comunicación no convencionales. Torrado Planet quiere aportar su pequeño grano de arena y difundir, en la medida de sus posibilidades, la existencia y logros de estos arriesgados soñadores.

En ese sentido queremos hablar aquí de la Bodega de Los Reyes, un negocio dedicado a la venta de vinos establecido muy cerca de la madrileña Plaza de España, que ha sorteado el zarpazo  de la crisis con trabajo duro, altas dosis de ilusión e ideas renovadoras.

A lo largo del tiempo se habían ido dando cuenta de que el cliente que acudía a su tienda solicitaba a menudo su consejo a la hora de elegir un vino que llevarse a casa o regalar a los demás. Al mismo tiempo eran conscientes de las dificultades que las pequeñas bodegas, sin los medios de publicidad y difusión que pudieran tener las más grandes, experimentaban cada vez que querían dar a conocer alguno de sus productos, vinos de alta calidad pero ciertamente invisibles al público en general.

Con la idea de acercar a estas bodegas y a sus clientes, Bodega de los Reyes se planteó en el año 2012 organizar Cepa de España, un concurso innovador y diferente, cuya principal característica fue la de no exigir coste alguno de participación o inscripción de marcas a las bodegas interesadas. El mecanismo era una sencilla cadena de favores en la que Bodega de los Reyes actuaba como intermediario, las bodegas aportaban seis botellas del vino que quisieran dar a conocer o promocionar y los consumidores, convocados vía redes sociales, podían participar de forma gratuita en las diversas catas organizadas en la tienda degustando los vinos, conociéndolos por primera vez, valorándolos y aprendiendo de algún modo a conocer las particularidades de las distintas denominaciones de origen, de los distintos tipos de vino, como si fueran unos verdaderos expertos. Pero a la cata del público había que añadir también una cata profesional llevada a cabo tanto por el personal técnico de la Bodega de los Reyescomo por expertos de renombre, críticos, catadores y sumilleres ajenos a la tienda, que se encargaba de dar una valoración a los vinos participantes. Tras diversos encuentros, rondas clasificatorias, catas ciegas y puntuaciones de crítica y público los vinos seleccionados accedieron a las semifinales, primero, y luego a una gran final en la que se eligieron los mejores vinos en distintas categorías: blancos, blancos con barrica, tintos jóvenes, crianza, reserva, gran reserva, cavas y vinos de autor. Toda una fiesta alrededor del vino en la que esas pequeñas bodegas se dieron a conocer ante el gran público. Una fiesta en la que Bodega de los Reyes también ha ganado, gracias a una mayor afluencia de clientes a su tienda.

Aun así, y a pesar de los grandes esfuerzos de difusión, falta un mayor apoyo por parte de las instituciones, de los medios de comunicación e, incluso, de algunos especialistas que ven en esta democratización de la cata un asunto de poca categoría. Como en tantos otros ámbitos, hay grupos de opinión que le tienen pánico a las ideas nuevas y, sobre todo, a abrir un terreno reservado hasta ahora para unos pocos al gran público. Y sin embargo Bodega de los Reyes no ceja en su empeño de difundir la cultura del vino, y ya prepara la próxima edición del Concurso Cepa de España. Desde Torrado Planetles deseamos toda la suerte del mundo y esperamos que cada vez sean más grandes. Dicen que el éxito es para los audaces, y Bodega de los Reyes es el mejor ejemplo de que el tesón, el esfuerzo y la imaginación puede llevarnos muy, muy lejos.

Enlace a la noticia

¿Nos ayudas a compartir?